Edimburgo. 15 planes para no perderse (casi) nada

¿Estás planeando una escapada a la capital escocesa? ¿Dispones de al menos 48 horas? ¡Pues no te pierdas nada!

  1. Free Tour por la Old Town. Una muy buena opción que escogemos en nuestros viajes siempre que podemos.

    Una manera divertida de conocer la historia de la ciudad de la mano de guías bien documentados y que derrochan dosis de humor por cada costado. Busca a los chicos de los paraguas de colores a lo largo de la Royal Mile, el epicentro d la parte vieja. Te conducirán a través de los «closes» o callejones y de los puntos más interesantes de la ciudad. P1070810Sabrás porqué el unicornio y el cardo son los símbolos del país.

  2. Para los crédulos, dos acciones que os traerán suerte: toca el dedo de la estatua del filósofo David Hume, ubicado estratégicamente en la Royal Mile y a varios pasos de la universidad (¡concede buenos resultados a los estudiantes en sus exámenes!) y escupe sobre el mosaico “Corazón de Midlothian” enfrente de la Catedral de St. Giles, el único sitio de la ciudad donde está permitido escupir sin ser multado… ¡y que da suerte! (¡Pero sobretodo no lo pises!)
  3. Sube al Castillo de Edimburgo, ubicado en lo alto de una roca de origen volcánico. 10802571644653937.jpgEste lugar, cargado de historia, aúna varios museos y estancias que os llevarán al menos dos o tres horas para conocerlos a fondo. Elige para visitarlo un día sin viento, gran parte del castillo es al aire libre. Alberga las Joyas de la Corona. Si no contratáis un tour guiado os recomendamos el alquiler de un audio guía para no perder ningún detalle.

    Tenéis una cita diaria a las 13 horas con uno de sus cañones. Si no se está sobre aviso seguro que su cañonazo bien merece más de un susto.

  4. Visita sus cementerios, muchos abiertos 24 horas non stop. Algunos de ellos son parada obligatoria de los tours nocturnos de fantasmas. Encierran historias tétricas envueltas en un halo de misterio y actividad paranormal. Personajes ilustres de la ciudad descansan allí. El más visitado, el de Greyfriars, o comúnmente conocido como el del perrito Bobby, el perro más famoso de la ciudad por custodiar durante 14 años la lápida de su dueñoP1070769Pero no es el único. También recomendamos el cementerio de Old Calton o el de Canongate, el plena Royal Mile.
  5. Subir a la Calton Hill y desafiar su altura y el viento gélido para obtener una panorámica 360 grados de la ciudad.
  6. Olvidarse del tiempo paseando por los verdes Jardines de la Princess Street, en el corazón de Edimburgo y a las faldas del castillo.
  7. Salir del bullicio de la ciudad y trasladarse a Dean Village, un auténtico remanso de paz a pocos pasos del centro de la ciudad.P1080163Desde allí seguir el curso del río por la Miller Row hacia el encantador Stockbridge, barrio que combina los estilos victoriano y georgiano en sus edificios.
  8. Parar el tiempo en la Circus Lane Street, una de las calles más «instagrameables» , en el mismo Stockbridge y que compite en belleza con la más que conocida Victoria Street. Antiguas caballerizas convertidas ahora en casas bajas engalanadas con flores y bellos arbustos.
  9. Una vez allí, hace un break coffee revitalizador de la manera más cool en alguna de sus cafeterías y pastelerías. Nuestra selección: la Naked Bakery, pastelería vegana en la Hill Street.P1080195 Ofrecen una fantástica selección de cupackes, tartas y los populares coffee latte (incluido el emergente y controvertido café con CBD, tan de moda en los amantes del cannabis y tendencia en salud del pasado 2018)
  10. Y si eres de los que lo vegano te sabe a poco, no te puedes marchar sin probar el mejor bocata de cerdo asado de la ciudad en Oink. Tremendamente popular entre locales y turistas, oficinistas y estudiantes. Asan un cerdo diario, así que, si es tu opción, no lo pienses mucho …en cuanto se termina, ¡echan la persiana!
  11. Pasear por la New Town, la zona piji de Edimburgo, entre casas de estilo victoriano y neoclásico repletas de tiendas y bares afterwork. P1080026Las calles Queen, George y Princess conforman la zona.
  12. Hacer el tour por el Callejón de Mary King’ s Close. Personajes de época recrean la vida de los siglos XVII y XVIII, el día a día de las gentes más ricas y pobres, en las que pocos pudieron salvarse del efecto de la peste. En una representación teatral de una hora conocerás todos los secretos de sus paredes cargadas de historia.
  13. Resguárdate de la lluvia y tómate una pinta en uno de sus garitos con música en vivo. P1070887Nos dejamos caer por la Niddry Street, y en especial en el Bannerman, de cierto toque underground y alternativo, música en directo los 7 días de la semana y encuentros informales de improvisación musical.
  14. Cenar una de las contundentes especialidades escocesas. Nos decantamos por el «haggis» o morcilla a la escocesa a base de casquería de cordero u oveja y pollo Balmoral con salsa de whisky.
  15. Terminar de la manera más dulce posible saboreando una auténtica galleta escocesa shortbread. Las mejores en el Pinnies & Poppy Seeds pastelería dedicada en exclusividad a cocinar estas galletas, de forma casera y con los mejores ingredientes orgánicos. ¡Son pura mantequilla!20190313_130443_HDR.jpg

Este es el recorrido que hicimos en poco más de dos días en el que nos empapamos de la esencia de esta ciudad tan amable. Indudablemente, si dispones de más días podrás ir más relajado y exprimir en profundidad la capital escocesa.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s