Costa Rica. Parque Nacional Volcán Arenal, Parque Nacional Volcán Tenorio y Río Celeste

Allá donde vayas en Costa Rica, te recomendarán alquilar un 4×4 para que tu viaje sea mas rápido y sencillo. En autobús, lo mas común es que para realizar cualquier trayecto, debieras volver a San José y tomar otro hacia tu destino…pero enseguida descubrimos que nada mas lejos de la realidad! 

Nuestro siguiente destino era La Fortuna, un pequeño pueblo situado cerca de la falda del Volcán Arenal. Desde Alajuela pudimos llegar cogiendo un autobús hacia Ciudad Quesada, y desde allí otro a La Fortuna. No es necesario esperar en las paradas habilitadas, sino que están en la obligación de recogerte en cualquier punto de la carretera. Así que en ocasiones, el viaje se puede alargar mas de la cuenta.

Pocos turistas viajan en los buses locales. A mí me gusta hacerlo porque conoces y vives de cerca la realidad de los ticos. Disfruto observándoles y entablando conversación con ellos. Son gente amable y afable que no dudan en ayudarte y tomar todo el tiempo que sea necesario. 

Llegamos a La Fortuna ya de noche. El pueblo ofrece al turista una innumerable oferta de actividades deportivas: ATV (quads), canopy (tirolinas en el bosque), senderismo… Nuestro plan para ese día era visitar por nuestra cuenta el Parque Nacional del Volcán Arenal. Desde la estación principal hay que tomar el bus dirección Tilarán y decirle al conductor que te pare en la parada de El Castillo, y desde allí continuar a pie 2 km hasta la entrada del parque.

En 1968, el volcán que había permanecido inactivo por cinco siglos y cuya tranquilidad había dado pie a que se asentaran en sus alrededores, erupcionó, llevándose por delante unos 12 km2. En la actualidad permanece dormido pero… Emite gases?

 En el parque discurren tres senderos diferentes, en total unos 6 km. Aunque discurre entre bosque frondoso y el sol no es directo, la humedad es excesiva y se ha de ir bien provistos de agua. Alberga dos miradores, uno hacial el Volcán Arenal, y el otro, además con vistas hacia la Laguna Arenal.

Si se dispone de tiempo (y presupuesto holgado) uno puede disfrutar de la múltiple oferta de aguas termales que ofrece La Fortuna. Las mas conocidas (y según dicen, las auténticas) son las de Tabacón (75$), aunque en la parte trasera nos esperan las de Chillón, para bolsillos mas ajustados (gratuitas).

Y para recobrarnos, nada mejor que sucumbirse ante el plato mas popular de Costa Rica, el casado, compuesto por arroz, frijoles, carne (de pollo o de res) y platano frito.

Otro de los destinos indispensables si uno se encuentra en la zona de Arenal es la visita al río Celeste, cuya catarata y parte de su recorrido queda albergado en el Parque Nacional del Volcán Tenorio. Llegar allí no es nada fácil. En cualquiera de las agencias del pueblo ofrecen excursiones de día al Río Celeste aunque nada econonómicas. Si uno desea hacer el viaje por su cuenta, tiene dos opciones: desde La Fortuna coger el bus hasta Katira y rezar a los dioses para que a lo largo de los 9 km que hay entre la parada de autobús y el parque alguien te recoja (o coger un taxi). La segunda opción es coger el bus dirección Upala hasta Guatuso de las 6,15 y hacer trasbordo con otro autobús que sale desde allí a las 9h hacia río Celeste que te deja en un cruce aún a 4 km del parque, sendero pedregoso que llevará su tiempo (1hy30 aprox) pero durante el cual puedes observar algún perezoso dormido en el árbol, un ficus milenario o quedarte con el lugar del rio Celeste donde a la vuelta podrás darte un baño ya que en el parque está prohibido. También descubrirás en el camino el acceso al sendero que, aunque actualmente es privado, era la antigua entrada al parque (en este momento se utiliza para caminatas organizadas nocturnas)

El volcan Tenorio, activo hoy en día, es realmente un macizo montañoso con varios cráteres. Desde el mirador, tan solo pudimos intuirlo debido a la espesa niebla.

Mas de 250 escalones nos separan de la catarata del Río Celeste, un sobreesfuerzo que, a pesar de todo, hace que todo haya valido la pena. Pudimos experimentar, a flor de piel la magia de la naturaleza en estado puro.

Su color característico no es producido por ninguna sustancia química que tiña el agua, sino que se trata de un efecto óptico debido a la reflexión de la luz solar. El color aparece cuando se mezclan dos afluentes no coloreados, el Río Buena Vista y la Quebrada Agria. El cambio de pH donde se mezclan ambos, hace que minerales presentes en las aguas aumenten de tamaño, y al hacerlo, se depositen en las piedras. Esos minerales hacen que se disperse la luz (similar a lo que ocurre con el arco iris).

A pesar de que los días previos había llovido bastante, pudimos admirar su tono azul celeste, como pintado en acuarela, con el que tanto habíamos soñado.

La ruta culmina en los teñideros, donde se produce el efecto que tiñe el río.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s