Islas Griegas. 3 días en Mykonos

Saliendo del puerto del Pireo, a escasos kilómetros de Atenas y perfectamente conectado por metro, tomamos un ferry a la isla de Mykonos. El puerto del Pireo es enorme, con barcos a diferentes islas y las salidas en distintas puertas de embarque (hay…puertas de embarque diferentes) por lo que conviene ir con antelación (se recomienda entre media y una hora antes) y asegurarse desde cual sale tu barco. El Pireo por la noche no parece un lugar muy seguro, la zona del puerto esta llena de gente sin hogar mas de un borrachín. Tiene una zona de juerga hasta el amanecer que no se si decir q pueda ser buena o mala experiencia…la boca del metro esta enfrente del puerto, pero si tu barco sale muy temprano quizá la noche anterior se pueda pasar en el Pireo, donde los hoteles son micho mas baratos que en Atenas y el madrugón se siente menos. El nuestro salía a las 7:00am así que así lo hicimos…¡y no nos arrepentimos! Nos lleva algo mas de cinco horas el viaje, aunque sin llegar a resultar pesado, al tratarse de un gran barco con amplias zonas comunes que bien me recuerda a la serie vacaciones en el mar. Aunque si embarcas de los primeros gozarás de un mejor sitio donde acomodarte. La gente con mochila puede subirla arriba, las maletas se dejan abajo. Y aquí comenzó nuestro periplo griego. No se como describir la sensación emocionante de los ferry. Llegan los barcos a puerto, avisando de su llegada, desde abajo eres testigo de la maniobra de amarre…ruido, baja la rampa, y empieza el frenético trasiego, bajan pasajeros q esperan tras una cuerda como dando la salida, bajan coches, suben vehículos y embarca gente…todo perfectamente orquestado. Luego, relax. Placentero viaje entre islas e islotes flotando en un mar azul, bañados por el sol y que aparecen a un lado y a otro continuamente. Después aviso radiofónico, bocina y un fuerte bocinazo nos indica que estamos próximos a tomar tierra. Comienza el trasiego de nuevo. Esta vez nosotras en la linea de salida, la rampa desciende, esperamos con expectación y enseguida seremos conscientes de porqué esta es una de las islas griegas mas visitadas. Perfectamente fotogénica, como otras tantas Cícladas, con casas de estilo cúbico en un impecable blanco, y con puertas en tonos azules.

image

Atracamos en el Puerto Nuevo, situado en Tourlos, a 2 km de la ciudad de Mykonos (conocida también como Hora), epicentro de la isla, por lo que debemos tomar una pequeña barca (barcobus) que nos conecta con el pueblo.
Es una isla que vibra, con una animada vida durante el día, aunque sobretodo por la noche, como bien descubriremos después.
Nos alojamos en el hotel Margie Mykonos, situado en lo alto de la colina. Hotel impecable y bonito, que por su situación, goza de unas inmejorables vistas

image

de las que puedes disfrutar nada mas comienza el día mientras desayunas en esa estupenda terraza de la piscina…¡oh!.
Dedicamos nuestro primer día a conocer la bulliciosa Hora. Nos introducimos en la Pequeña Venecia, y siendo conscientes, nos dejamos perder por sus callejuelas estrechas y bellos rincones que asoman a cada paso.

image

image

Y si uno está dispuesto, puede darse un caro capricho en cualquiera de sus tiendas de ropa y joyas. Una vez salimos de allí, nos encaminamos hacia la hilera de los tradicionales molinos de viento.

image

Desde allí, o desde cualquiera de las animadas terrazas que asoman al mar desde la Pequeña Venecia, podremos admirar una bella caída del sol.

image

El segundo día pusimos rumbo hacia la isla sagrada de Delos para conocer de primera mano uno de los yacimientos arqueológicos mas importantes de Grecia.

image

Conectada con Mykonos por barco, partiendo esta vez del viejo malecón, en escasos 20 minutos, llegamos a este pequeño y tranquilo islote.
En el barco conocemos a Juliana, una animada colombiana afincada en NY, con la que compartiremos el resto de nuestro estancia en Mykonos. Tras pagar la correspondiente entrada a la isla(12 euros por entrar aparte del barco), nos topamos con Tash, una londinense que también viajaba sola, a la que animamos a unirse a nuestro variopinto grupo. Y así empezaron las risas como empiezan los chistes: estaban dos españolas, una colombiana y una inglesa en un barco…
Delos tan solo puede ser visitada durante el día, siendo imposible que los turistas pernocten en la isla. Tan solo unos pocos privilegiados guardas (como nuestro nuevo amigo Orpheus, probablemente descendiente de algún dios griego) y algún arqueólogo  pueden hacerlo. Recorremos Delos entre ruinas de santuarios y templos, en donde de nuevo debemos acudir a la imaginación para poder recrearlo.

image

Ya de regreso a Mykonos, tomamos un autobús desde la plaza Fabrika para llegar a la playa de Paraga. Bebimos, reímos y disfrutamos en la arena de alguna canción improvisada de John, un muchacho americano que viaja por el mundo acompañado de una guitarra.
Ya caída la noche decidimos seguir los pasos del resto de mortales de la isla, y nos dejamos cautivar por la noche miconiana en uno de sus elegantes bares.

image

Con una perfecta música ambiental de fondo, tomamos Ouzo (bebida anisada típica) o cualquiera de sus cervezas griegas.
El día siguiente alquilamos un coche y recorrimos casi todas las playas. Puede hacerse en quad o en moto, pero resulta algo arriesgado por la sinuosidad de sus carreteras y el mal asfaltado. Comenzamos por Panormos y Ag. Nostis, al norte.

image

image

Playas algo mas salvajes del resto, en esta fecha, poco visitadas, donde nos dimos un pseudo baño, ya que estaba algo fría. Tras las correspondientes fotografías,  seguimos hacia Ftelia, algo ventosa, y comimos en la plaza principal de
Ano Mera, en el interior, en uno de sus múltiples restaurantes, cuya especialidad era sus asados al espetón.

image

Visitamos la playa de Lia y ya en Elia, ascendimos la imposible colina donde se encontraba un hotelazo y nos esperaba su regente, contacto de Juliana, quien nos invitó a un cóctel con unas increíbles vistas por su ubicación inmejorable.

image

Y me remito al dicho: hay que tener amigos hasta en el infierno.
Terminamos en Super Paradise, uno no puede irse de Mykonos sin pisar esta playa-discoteca desde las 16 hasta las 23…es un “must”. Solo entrar es una s y roza lo divino ver esa carta…champán 20.000euros!!!!??????…seguiremos a “mythos”…sin palabras!. 

image

Desafortunadamente no era temporada y no pudimos asistir a una de sus famosas fiestas.
Mykonos tocaba a su fin…así que una ducha, un poco de rimmel, y a perdernos en sus callejuelas repletas ya de gente para tomar unas copas, echarnos unas risas, ver la cantidad de gente variopinta que compone la noche de este pueblecito y despedirnos con tristeza de nuestras compañeras de viaje…ciao, mykonos!

image

Toda una experiencia explorarte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s