Vietnam. Can Tho, Delta del Mekong

Llegamos a Can Tho, a orillas del Mekong, ya cuando había anochecido. La estación de autobuses quedaba como a unos 3 km del centro, pero tras 12 horas en el sleeping bus, no nos importó acercarnos hasta el hotel dando un paseo por las calles de la ciudad, ya a esas horas, abarrotadas de mercados nocturnos y gente. Y con nuestra habitual curiosidad culinaria (y un poco de hambre, no lo negaremos) nos comimos un bautizado “bollo saladulce”…y es que esto es el mundo al revés culinaria mente hablado…aquí lo salado lo hacen dulce y viceversa.
El hotel quedaba cerca del embarcadero de Ninh Kieu, desde donde teníamos pensado tomar una barca al día siguiente para conocer de cerca los mercados flotantes. De camino nos abordó una vietnamita, y en un perfecto inglés, nos ofreció un paseo en su barca familiar. Accedimos tras un poquito de negociación, y a la mañana siguiente, alrededor de las 5:30 nos esperaría el barquero en la puerta del hotel. Allí estaba Lam, un vietnamita de mediana edad, que aunque mucho inglés no sabía, entre gestos y sonrisas se hacía entender. Compartimos embarcación con Josefina, una joven alemana muy aventurera, que para comodidad nuestra se manejaba muy bien con el español.
Tomamos el barco al amanecer, por lo que las vistas resultaron espectaculares.

image

Comenzamos visitando el cercano mercado flotante de Cai Rang, a unos 6 km de Can Tho, donde principalmente se venden frutas y verduras.

image

Testigos fuimos del mercadeo sobre el agua, las barcas indicando su mercancía con una pieza colgada del mástil y otras embarcaciones acudiendo a comprar. No deja de ser curioso cómo en esta zona toda la vida ocurre en las aguas del río y los cientos de canales mas que en las orillas.

image

Phong Dien nos esperaba después, algo mas pequeño que el anterior y casi con más turistas que vendedores y posteriormente nuestro ya amigo Lam nos desvío del camino principal para introducirnos por canales mas estrechos donde pudimos observar mas de cerca este curioso modo de vida.

image

Tras unas horas regresamos a la ciudad no sin antes visitar el jardín de las frutas donde comimos y aprendimos algo más sobre las frutas tan diferentes que hay aquí.
De regreso, ávidas de conocer algo más de la zona, alquilamos unas bicicletas y nos adentramos entre los múltiples canales y aldeas para conocer mas de cerca a su gente y sus costumbres.

image

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s