Vietnam. Hue, ciudad imperial

Unos 600 km separan Ninh Binh de Hue, por lo que recorrer esta distancia en tren nocturno parecía ser la opción mas cómoda. En esta ocasión los compartimentos eran de 6 camas, con literas de 3 pisos. Las superiores (las nuestras) resultaron ser algo claustrofóbicas. A pesar de este inciso, el viaje fue mas agradable de lo esperado.
Llegamos a Hue sobre las 9 de la mañana. Este sería el último día que compartiríamos con los andaluces, así que a nuestra llegada enseguida nos pusimos en marcha para recorrer la ciudad juntos.
Hue, capital del país hasta 1945, debido a su pasado dinástico, goza de cierto aire majestuoso. El río Perfume divide la ciudad en dos, siendo la zona norte, con la Ciudadela como símbolo de la ciudad, mas sosegada, y la zoma sur, mas bulliciosa.
Tras el correspondiente pago del ticket de entrada, nos adentramos en la Ciudadela a través de la puerta Ngo Mon, reservada en otros tiempos tan solo al Emperador.

image

Su interior alberga palacios, templos, pabellones y jardines para uso y disfrute de la dinastía.
Su visita a lo largo de varios kilómetros consiguió trasladarnos a otra época bien distinta a la que vivimos actualmente.

image

El agotamiento físico era notable y un tentempié se hacia necesario por lo que decidimos hacer una parada donde degustamos varias delicias vietnamitas y el que sería el plato estrella, la rana frita.
Llegó el momento de despedirse de nuestros compañeros de viaje no sin antes prometerles una visita a su tierra.
El día siguiente lo queríamos dedicar a visitar algunas de las tumbas reales situadas a las afueras de la ciudad. Tras el pertinente negocio de la moto, nos aventuramos por sus transitadas calles sin ley, consiguiendo salir victoriosas tras ser conscientes de la manera que conducen. Con la ayuda del plano y del gps conseguimos alejarnos de la urbe en busca de la tumba Minh Mang, según las guías, la mas majestuosa.

image

El calor era sofocante y debido a esto, la recorreríamos en menos tiempo del que merecía.
Con la intención de darnos un descanso cultural, nos dirigimos hacia la playa de Thuan An, situada a unos 15 km al norte de Hue. Acostumbradas a nuestras playas, no pensamos que mereciera la pena su arena blanca poco cuidada, y ya que la moto nos daba bastante libertad, recorrimos la isla, quedando anidadas de la belleza y majestuosidad de las innumerables pagodas y cementerios que allí había.

image

De regreso bordeando el lago Tam Giang , volvimos con una grata sensación de día bien aprovechado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s