Vietnam. Última experiencia en Sapa y llegada a Hanoi

Con varios kilos de mochila a la espalda, abandonamos temprano la aldea de Ta Van en dirección Cat Cat. Tras 2’5 kilometros llegamos a la aldea Lao Chai, atravesando valles de arrozales escalonados y perfectamente ordenados.

image

Cerdos vietnamitas,vacas y otros animales domésticos conviven pacíficamente con la tribu Hmong, gente hospitalaria, que a su paso nos conducen de manera desinteresada.

Continuamos con nuestra particular ruta siguiendo las indicaciones del mapa y con el río Muong Hoa de guia. Se trata de senderos embarrados y de difícil acceso en algunos tramos, pero es digno de ver como los valientes del lugar hacen verdaderas maniobras para poder atravesarlos con sus motocicletas, cargadas en ocasiones, de pesadas mercancías. A nuestro paso no tropezamos con ningún turista, tan solo gente local. Ese era nuestro objetivo, salirnos de la ruta dictada para los turistas. Los paisajes que observamos son alucinantes, aunque nuestras fotografías no son fieles a la realidad que estamos viviendo.

Tras 10-12 km de admirar valles de su principal cultivo, continuamos subiendo por el borde de la montaña para adentrarnos, sin esperarlo, en un paraje frondoso, mucho mas selvático,  que nos regala una preciosa vista de una cascada que mana con rabia.

image

Estas vistas nos dan energías  suficientes para atravesar Cat Cat, ciertamente muy turístico y nada comparable con lo que hemos visto, y llegar a nuestro final de ruta en Sapa.

Toca mezclarse con la gente del lugar y comer en uno de sus locales de sillas bajas que parecen de juguete. Hoy todo ha sido tan autentico que deseábamos que terminara de la misma manera.

Una vez repuestas fuerzas, deshacemos los km recorridos en dirección Lao Cai, esta vez en el bus urbano. 8 horas de tren cama nos esperan. El traqueteo del tren nos adormece enseguida.

A las 5 de la mañana amanecemos en Hanoi y nos acercamos al hotel para que nos guarden las mochilas hasta el momento del check in. La ciudad está despertando y poco a poco el ruido de motocicletas va en crescendo. Dirigimos nuestros pasos hacia el mercado Lon Bien, claramente para locales, con pasillos llenos de color que atraen nuestra atención. Mostramos interés por algún producto pero es difícil comunicarse.

image

image

Alrededor de las 9 de la mañana volvemos a sentarnos en uno de esos locales callejeros de sillas de juguete, y siguiendo el “donde fueres haz lo que vieres” pedimos un pho, o sopa con fideos y carne. Deliciosa.

image

image

Continuamos el día conociendo Hanoi y sus lagos, especialmente tranquilos, y ya de noche y como final de viaje, acudimos a la Pagoda del Pilar único para disfrutar de su luz mágica.

image

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s